Google Translator

El Punto G Masculino y Femenino

El punto G (G-spot)

En la década de los 50 el médico alemán Ernest Gräfenberg describió una pequeña zona ubicada en la cara anterior de la vagina (si se hace el tacto podríamos decir que está adelante, a "las menos diez del reloj") cerca de la uretra femenina.

Sería un área que al tacto se nota algo elevada, con mayor sensibilidad erógena y que este médico relacionaba con la eyaculación femenina (un líquido que no es orina ni contiene espermatozoides). Al excitarse, algunas mujeres, en el momento del orgasmo expulsarían este líquido.

Si bien algunos investigadores describen la eyaculación femenina (llegué a ver películas donde mostraban este fenómeno) y colegas brasileños presentaron un trabajo en el Congreso Mundial de Sexología de Hong Kong (1999) donde hablaban de otros puntos similares (Punto A), muchos le restan importancia. El Dr. Gräfenberg (de la primera letra de su apellido viene el nombre de punto G o punto de Gräfenberg) decía que se producía, en algunas mujeres, la expulsión a través de la uretra, de un líquido claro y transparente en el momento culminante del orgasmo sin función lubricante ya que se emite en el final del acto sexual.

Promovidas por lecturas que relacionaban este punto con una mayor facilitación orgásmica, muchas mujeres se propusieron buscarlo obsesivamente, olvidándose que el cuerpo todo puede ser una extendida zona erógena. También es cierto que otras mujeres dicen que se excitan en mayor medida, logrando el orgasmo con facilidad cuando se estimulan (o lo hace su pareja) -además del clítoris- en el interior de la vagina, quizás en el famoso punto.

¿CÓMO ENCONTRARLO?

Si quisieras buscarlo lo más fácil es que te acuestes en la cama con algunas almohadas bajo la pelvis de tal manera que la entrada de la vagina quede elevada (similar a la posición ginecológica); luego que tu compañero lubrique sus dedos y tu vagina, y busque una zona más rugosa ubicada en la pared anterior (recuerda: "a la menos diez del cuadrante de un imaginario reloj"), sin presionar fuerte ni constantemente sino más bien suave y moviendo el dedo de derecha a izquierda y hacia atrás o en círculos: o sea, pasar por el Punto G sin apretar ni concentrarse en él directamente.

¿EXISTE EL PUNTO G EN LOS VARONES?

Se ha hablado que, en los varones, también existiría un Punto G situado cerca de la uretra pero, en realidad, se está hablando de la región prostática y no es fácil acceder a este lugar porque hay que realizar la introducción anal digital y tocar la próstata a través de las paredes del recto, cosa que a muchos varones les molesta o rechazan francamente. Hay quien describe mayor excitación con la estimulación y masaje de este punto con más rápida erección y mayor intensidad en la respuesta orgásmica con un eyaculado de chorro continuo y vigoroso.

Esto que quizás les parezca extraño es una práctica que llevan a cabo algunas parejas heterosexuales (incluso con el empleo de falos artificiales o "vibradores") y, por supuesto, las homosexuales que también lo hacen, obviamente, con el pene. Otros niegan este punto en los varones (lo relacionan sólo con la zona erógena anal) aduciendo que es una de las tantas fantasías con las cuales los humanos intentan aumentar su pasión.

EL PUNTO A

Cuando la expedición de búsqueda del Punto G estaba volviendo, algunos científicos agregaron, en 1996, una nueva zona vaginal que, supuestamente, produciría rápidamente el orgasmo femenino. Lo llamaron Punto A (A-spot). Estaría ubicado en la misma pared vaginal pero más atrás, a medio camino entre el Punto G y el cuello de la vagina. De acuerdo con un grupo de investigadores la estimulación del Punto A produciría:

  • Mayor, más rápida y prolongada lubricación
  • Mayor excitación
  • Múltiples orgasmos

Las posiciones que favorecerían, durante la penetración, la estimulación de ambos puntos serían:

  • la mujer boca abajo y el varón detrás suyo
  • colocada la mujer sentada en el borde de la cama y él arrodillado delante
  • la mujer en posición como los animales ("more ferarum" = "como las fieras"), también popularmente llamada "del perrito" o "pecorina" (palabra que procede de la palabra "oveja" en italiano) o "picolina"

Si detectan, en la vagina, una zona con mayor sensibilidad erógena bienvenida sea, si ven salir una emisión profusa durante el clímax no se inquieten y disfrútenla, pero no se deberían sentir en menos o en falta "por no encontrar el bendito punto G".

Dr. Adrián Sapetti, médico psiquiatra y sexólogo clínico,
Director del Centro Médico Sexológico

Enlace a Nota Original

Comentarios

  1. Lo último que supe acerca del Punto G femenino es que existe, claramente...pero que no todas lo tienen y que, de quienes lo poseen, no todas tienen un acceso fácil.

    Pero tocas un buen punto...no es el Punto G algo imprescindible para una relación sexual plenamente placentera; lo que importa antes que todo es disponerse. ¿Punto G en los varones? De principio, paso...aunque nunca se sabe hasta dónde la calentura con una mujer me pueda llevar.

    Ahora, en el supuesto de que alguna pareja me pidiese ayudarla a encontrar el Punto G, el Punto A o lo que sea...siempre que ella sienta mucho placer, feliz de la vida. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario